Volver a empezar

Esta semana cosechamos las últimas naranjas valencia late y por fin los árboles descansan para poder seguir criando las naranjitas del año que viene, que ya tienen el tamaño de un huevo de codorniz.
Siempre que se acaba una campaña nos sentimos aliviados de ver el campo descargado y nos dan ganas de tomarnos unos días más relajados. Los valencia, sin embargo, no dan tregua. La cosecha que viene ya requiere de cuidados intensos: riegos, fertirrigación constante pero suave, vigilancia de plagas veraniegas.
Además esta semana asistí a una reunión de antiguos alumnos del Instituto San Telmo en Córdoba, que ya viene siendo tradición en las fechas que comienza a apretar el calor.
Espectacular charla del profesor Bartolomé Alarcón, de las que te ponen las pilas. Un profesor de escuela de negocios con experiencia profesional como para saber identificar las fortalezas y debilidades de un buen directivo. Nos dejó algunos dardos de los que no se olvidan y que te hacen levantarte al día siguiente con un buen impulso.
Como él nos dijo, las empresas tirarán para adelante si cada uno en su puesto de mayor o menor responsabilidad nos dedicamos con pasión a la regla de la triple A:
– Anticiparnos a los cambios que se puedan producir en nuestro entorno.
– Adaptar nuestro puesto de trabajo a esos cambios.
– Actuar con energía, conociendo cada vez mejor los entresijos de nuestro negocio.
Así que, lugar para la relajación, ninguna.

20130616-230524.jpg

Naranjas de Andalucía. Naranjas de Valencia

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Esta semana hemos tenido oportunidad de compartir experiencias con los directivos de SAEAS, empresarios citrícolas de Valencia, expertos en decenas de variedades de naranjas y mandarinas. Nos habíamos desvirtualizado en el congreso de noviembre y ahora ellos nos devolvían la visita a Andalucía.

De la mano de Miguel Ybarra hemos repasado varias fincas del Valle del Guadalquivir y hemos podido recordar la diferencia entre la citricultura valenciana y la andaluza.

Diferencias entre Comunidad Valenciana y Andalucía

En Andalucía se ha desarrollado en los últimos años una citricultura más extensiva, buscando reducir los costes de cultivo, sin perder de vista la calidad. El punto flaco sigue siendo la comercialización, que no permite a lo agricultores dar valor añadido a sus naranjas.

En la Comunidad Valenciana las extensiones son menores, lo que suele ir de la mano de mayores costes, pero tienen mayor tradición comercial, que les da más oportunidades para poder sacar su producto al mercado.

En ambos lugares la calidad de los cítricos es excelente, así como en Murcia y Cataluña.

Reflexiones del día compartido

De este día saco varias conclusiones:

– Me adueño de la filosofía de Jaume Sena. Se fija como objetivo periódico salir, viajar, conocer. Empresas de nuestro sector o de cualquier otro. Estar siempre con las antenas puestas.

– A la citricultura andaluza le está faltando reconocer la gran calidad de su producto, agruparse, coger las maletas y salir al mercado a vender sin que lo hagan otros por uno mismo.

International Citrus Congress

International Citrus Congress

Esta semana he asistido al XII Congreso Internacional de Cítricos, que se celebra cada cuatro años en algún país citrícola, y que en esta ocasión he tenido la suerte de que lo haya organizado el IVIA de Valencia, relativamente cerca de Córdoba. Mucho tendría que contaros sobre estos días, pero resumiré mis impresiones más personales.

En primer lugar, tengo que agradecer a mi buen amigo, ingeniero agrónomo especialista en citricultura, Miguel Ybarra, que haya hecho de guía. Yendo a su lado he aprendido el doble que si hubiera ido sólo y me ha abierto las puertas de los más prestigiosos expertos en cítricos del mundo entero.

De ningún modo se me ocurre entrar en profundidad sobre las interesantes ponencias que hemos escuchado, ya que el baño de humildad ha sido grande. Uno se piensa que sabe algo de un tema y se encuentra con grandes expertos que se dedican a investigar sobre plagas, variedades, patrones, enfermedades y toda una serie de entresijos, todos relacionados con los cítricos.

Otro gran descubrimiento para mí: la citricultura valenciana y sus gentes. Qué gran acogida hemos tenido de amigos como David Alonso, Carlos Zornoza, Jaume Sena, José María Barberá o José Antonio Hernández que nos han abierto las puertas de sus fincas o su profesión y han compartido con nosotros sus conocimientos y hasta una gran cazuela de arroz valenciano. Prendados nos quedamos de esos campos con decenas de variedades diferentes y cada una con sus cuidados apropiados para que naranjas y mandarinas lleguen al mercado en las mejores condiciones.

Me vuelvo a Córdoba con la certeza de haber crecido como persona, haber ganado amigos de rincones muy diferentes del planeta, tener nuevos proyectos de investigación para mis naranjos y decenas de nuevas puertas donde llamar en caso de querer resolver cualquier duda.

Os dejo un enlace a la web de red chil para que podáis leer el resumen que han hecho ellos http://chil.org/news/1969

El pase de diapositivas requiere JavaScript.