El reto de la formación continua

 

Estas semanas de intenso trabajo, de estar en campaña, como decimos en el campo, me han dejado poco tiempo para bloguear. Además de todos las cosas que ocurren alrededor de la recolección me puse como objetivo disminuir la factura de la luz en los meses de junio y julio que son mortales para el regante.

Ayer pude consultar la del mes de junio y me he llevado un gran chasco. Después de tantos esfuerzos, lo único que he conseguido es el mismo gasto del año pasado. No es un fracaso, porque las potencias han subido al doble y hemos conseguido estabilizar el gasto, pero desespera. No quiero pensar en las facturas de junio y julio de quien no haya prestado atención a esto en el último año.

Estos días pensaba lo mucho que me aprovecharían ahora las clases de agrónomos si las recibiera quince años después, con la experiencia de haber trasteado en el campo. Mirar con otros ojos esos apuntes de hidráulica, fisiología vegetal, electrotecnia, TPA… Ahora, en lugar de empollar para aprobar y memorizar como un loro, entendería mil veces mejor y me quedarían más posos.

En eso estaba cuando recibí un mail de Vicente Gallego sobre los Cursos Agroalimentarios de la UNIA en su sede de Baeza. Hay algunos muy interesantes. Tratarán temas como aceite de oliva, comunidades de regantes, optimización de la factura de la luz, etc. ¿Nos vemos allí?

20140705-091538-33338035.jpg

Marca personal agrícola en redes

Me invitó Fuensanta Galán al Aula de Emprendimiento de la Universidad ETEA Loyola en Córdoba y la charla me sirvió para aclarar las ideas. Sobre cómo di el paso a estar en redes, sobre el camino recorrido, sobre lo que ha supuesto para mi profesión.

Quise animar a los alumnos que están a punto de comenzar con sus nuevos proyectos y me decido a compartirlo ahora con vosotros. Espero que os guste y que os sea de utilidad.