Mejor con las puertas abiertas

Cuando estás inmerso en el trabajo diario resulta muy difícil parar y tomar perspectiva, pensar en el medio plazo y estudiar nuevas posibilidades. Por eso acepté encantado la propuesta de Jesús Ruiz de Sehicor de hacer una visita a Teruel a conocer las instalaciones de la empresa Térvalis, productora entre otras cosas de los productos Fertinagro, antiguo Agrimartín. Además íbamos muy bien acompañados de expertos agricultores y técnicos agrícolas como Eloy Martínez-Sagrera, Cristóbal Millán, Gonzalo García, Miguel Ybarra y Juan Montero.
No os quiero aburrir con los detalles de la excursión, pero sí me gustaría contar algunas de las reflexiones de estos dos días.
1.- Reuniones de este tipo favorecen que los profesionales de la agricultura contemos nuestras experiencias y compartamos conocimientos, en un ambiente relajado. Este sector está muy necesitado de comunicación, de compartir conocimientos y de unir esfuerzos, en lugar de mirarnos de reojo desde la linde de la finca.
2.- He encontrado en Teruel, desconocida para mi hasta ahora, una tierra que aparentemente tiene pocos recursos naturales, pero donde ha florecido una industria que ha sabido aprovechar las debilidades para convertirlas en oportunidades. Partiendo de la nada, del estiércol, ha surgido una empresa, Térvalis, que transforma desechos animales, que suelen suponer un problema económico y medio ambiental, en una fuente de riqueza. Y llevan el nombre de esta tierra olvidada por muchos a todos los rincones de España y más allá. Todo un ejemplo para los que nos quejamos de malos tiempos o de falta de oportunidades.
3.- Cuando pensamos en una empresa respetuosa con el medio ambiente se nos viene a la mente algo muy distinto a una fábrica de fertilizantes. Y sin embargo, Fertinagro, consigue no tener residuos de ningún tipo a base de aprovechar todos lo subproductos en nuevas formulaciones útiles para la agricultura. Cuánto nos queda por aprender en conceptos relativos al medio ambiente.
4.- Nos tendríamos que plantear cómo trabajamos las denominaciones de origen. No sabéis con qué cariño cuidan en Teruel la denominación de origen para sus jamones. Con unos controles estrictos, con unos tiempos especiales de curado, con cerdos de la provincia, piensos a base de cereales de la provincia… Una maravilla en trazabilidad, seguridad alimentaria, economía local… Y sin embargo el mercado sólo lo agradece con una pequeña diferenciación de precio. Quizás corran malos tiempos para las empresas a las que les gusta hacer bien las cosas. Y eso es una lástima.
Mi agradecimiento a Jesús Ruiz de Sehicor y a José Antonio Sanromán, José Antonio Lorente, Toni Pérez, Jesús Fernández y a todo el personal de Térvalis que nos atendió maravillosamente en Teruel y nos ha abierto sus puertas.

 

Ejemplo de superación en el sector agroindustrial

Tervalis

Siempre se ha dicho que el sector agrícola ha sabido adaptarse a las dificultades a lo largo de los años. Los agricultores han aprendido a meter la cabeza bajo el ala y aguantar el chaparrón como han podido. Al menos eso he escuchado yo en mi casa desde los tiempos de mis bisabuelos.

Esta semana ha visitado Córdoba una empresa de Teruel que, a mi parecer, ha superado esa mentalidad y ha sabido sacar provecho de las dificultades que se ha ido encontrando en su tierra. Se llama Térvalis y es digna de ser estudiada en las prestigiosas escuelas de negocios.

La fábrica de Teruel de Térvalis está rodeada de tierras muy improductivas con clima muy adverso. Un lugar que, en principio, no parece propicio para que surjan industrias. Y sin embargo han construido una planta de fertilizantes de última generación a partir de algo que aparentemente es un desecho, un problema ambiental: el estiércol de ganado.

Térvalis es un ejemplo para todos por su gran inversión en I+D+i para diseñar productos para la agricultura muy avanzados a partir de excrementos y deshechos de otros fertilizantes orgánicos. Y un ejemplo de adaptación al medio y a las dificultades, que tan bien nos viene en estos tiempos.

Gracias a Jesús Ruiz, Juan Montero y José Luis Flores de Sehicor hemos conocido a Toni Pérez y a Térvalis. Y a su línea Fertinagro de fertilizantes sólidos enriquecidos con materia orgánica, extractos de algas y aminoácidos en forma de pelets, con los que han conseguido que los cultivos aprovechen las unidades fertilizantes hasta con un 40% más de eficacia. Éstos fertilizantes pueden ser apropiados para un aporte al suelo en los meses de invierno para los cítricos, en aquellas zonas donde la fertirrigación no pueda aplicarse hasta bien entrada la primavera.

Bienvenida la inversión en I+D+i en los tiempos que corren.