Desentrañando las normas que nos esperan en 2014

la foto (21)

Quienes cultivamos cítricos, y agricultores en general, tenemos nuevas reglas para la campaña que comienza. Debemos cumplir la nueva normativa que trata de adaptar la agricultura para hacer un uso más eficiente y racional de los productos fitosanitarios.

Hasta ahora han sido pocas las campañas de difusión del Real Decreto, ya que las comunidades autónomas aún no han desarrollado sus propias normas de cómo lo pondrán en práctica.

Aunque aún no están nada muy definido, os cuento algunas de las novedades a las que ya deberíamos estar adaptándonos:

1. Debemos encaminar nuestras fincas a un modo de producción muy similar a la producción integrada: Ante dos tratamientos fitosanitarios posibles se ha de realizar siempre el de menor uso de productos químicos, o el de menor impacto ambiental.

2. Todo tratamiento se debe realizar bajo el asesoramiento de un técnico cualificado, inscrito en el Registro Oficial de Productores y Operadores de Defensa Fitosanitarios (ROPO).

3. Toda la maquinaria de tratamientos fitosanitarios deberá estar registrada en el Registro Oficial de Maquinaria Agrícola (ROMA)

4. Dicha maquinaria deberá pasar periódicamente unos controles de calidad (una especie de ITV), que las comunidades están implantado aún.

5. Toda la cadena de comercialización de los productos químicos fitosanitarios, desde el productor, pasando por los comercializadores, los almacenistas, las empresas de fumigaciones, los usuarios finales… han de tener personal formado suficientemente, con carnets de manipulador de fitosanitarios, para que en todo momento exista una trazabilidad del producto y un uso responsable por parte de toda la cadena.

6. Esto conllevará un control exhaustivo de los productos utilizados en cada cultivo, evitando picarescas y que se empleen agroquímicos donde no se deba.

7. Se ha renovado el Cuaderno de Explotación, incluyendo más aspectos que refleja la norma, siendo de obligado cumplimiento en todas las comunidades y para todos los agricultores, reciban o no subvenciones PAC.

8. El Ministerio de Agricultura publicará en su web las guías de gestión integrada para cada cultivo, aunque a día de hoy no están disponibles.

9. Se va a prestar especial atención a los acuíferos en general y a los de agua potable en particular, debiendo reflejar en los cuadernos de campo las actuaciones que se hagan cerca de ellos.

10. Será obligatorio, como hasta ahora, la gestión de los envases usados de fitosanitarios, a través de entidades como SIGFITO, con puntos oficiales de recogida, debiendo el agricultor demostrar su correcta devolución.

En estos momentos en que los agricultores se han metido en su caparazón en una buena estrategia de supervivencia, el gran reto de la administración es:

– Que toda esta normativa no suponga un incremento de costes para el productor.

– Que la buena intención de la norma no quede en mero papeleo, y se aplique con racionalidad.

– Que no se siga demonizando al productor ante las administraciones, tratándolo como a un delicuente, sino que se le forme en las buenas prácticas, que a la larga son más eficientes y menos costosas.