La Cumbre del Clima y la agricultura

Pero bueno, entonces qué tiene que ver con nosotros, los que estamos en el mundo de la agricultura, esto del cambio climático. Pues sencillamente todo o casi todo que ver. La agricultura influye en el cambio climático y el cambio climático influye en la agricultura.

La buena noticia para el agricultor es que somos el único sector con capacidad de paliar el efecto climático, como nos recuerda Asaja.

Por eso, cuando mi hermano Mariano me propuso romper la rutina y pegarnos un salto a la Cumbre del Clima (“No es que vayamos a la COP25, es que la COP25 ha venido a nosotros”), no lo dudé.

MEDIDAS AGRARIAS PARA PALIAR EL CAMBIO CLIMÁTICO

La ventaja que tenemos los agricultores es que aquellas medidas que mitigan el cambio climático son beneficiosas para la economía de una expllotación agraria. A saber…

  • Optimizar el gasto en materias primas. Es decir, reducir el gasto en fertilizantes, fitosinataios y labores al mínimo necesario, sin gastar un euro de más en energía. Para ello nos podemos ayudar de:
    • Instalación de sensores de humedad en suelo que nos ayuden a no malgastar ni el agua aportada ni los fertilizantes.
    • Instalación de variadores de frecuencia en los motores de impulsión de agua para minimizar el gasto eléctrico.
  • Manejo de cubiertas vegetales en las calles de las arboledas, en lugar de mantenimiento del suelo libre de hierbas.
  • Incorporación al suelo de los restos de poda.
  • Evitar en lo posible la quema de rastrojos.
  • Tratar el suelo de la manera más respetuosa posible, favoreciendo el mantenimiento de suelos vivos, con estructura.
  • Incorporar estiércol a los suelos como fertilizantes

Todas estas medidas, que en los últimos años ya se han puesto en práctica en la agricultura española, han ayudado a reducir la emisión de gases de efecto invernadero en la agricultura europea. Se trata, en definitiva, de realizar una agricultura de conservación.

Tenemos mucho que estudiar, mucho que investigar y mucho que trabajar. Pero desde luego, tenemos que esforzarnos en llevar a cabo una agricultura sostenible, económica y medioambientalmente. En eso estamos. Gracias, Mariano, por impulsar.

Para consulta:

Manual de la FAO para una Agricultura Climáticamente Inteligente

Agencia Europea de Medio Ambiente: La agricultura y el cambio climático

El agricultor y su céntimo sanitario


Toda ayuda para el agricultor, por pequeña que sea, es bienvenida en estos tiempos raros. Y esta semana desde el despacho Aguayo Abogados de Córdoba han puesto en marcha una iniciativa para que, a aquellos que tengan la suerte de haber guardado suficiente documentación, tengan alguna posibilidad de recuperar el impuesto cobrado injustamente. Alguna ventaja tenía que tener tanta burocracia y tanto papel guardado.
Aprovechando el carro de las tecnologías, nos van a facilitar la reclamación de la devolución a través de una aplicación móvil.
Los tres aspectos más importantes a tener en cuenta en cuanto al céntimo sanitario, que nos explican en Aguayo Abogados, son los siguientes:
– Es necesario realizar una reclamación lo antes posible para interrumpir la prescripción.
– Es fundamental dejarse asesorar por profesionales para que la reclamación surta efecto.
– Debemos recopilar toda la documentación posible, facturas o documentos procedentes de tarjetas Solred o similares, desde el año 2001.
Podéis conocer más detalles en www.aguayoabogados.es.

Amor por el campo. De padres a hijos

Desde pequeño me ha gustado mucho el campo. Mis padres me han llevado un fin de semana sí y otro también a la sierra de Córdoba. Y supongo que después de muchos paseos con ellos, enseñándome a andar sin hacer ruido para no espantar a los bichos, aprendiéndome los nombres que se les da en Córdoba a los matorrales, me empaparon de afición al monte, el campo. Luego me gustaron las matemáticas, la ingeniería, y viviendo en Córdoba, acabé siendo ingeniero agrónomo, claro.

Siempre he visto con admiración todo lo que ha hecho mi padre, Mariano Aguayo. Como cualquier hijo, supongo. Pero los años me han hecho valorar aún más cómo en 1986, a sus 53 años, deja el mundo de la banca y retoma su afición de juventud pintando, escribiendo, esculpiendo. Era la primera vez que la salud del corazón le obligó a cambiar de actividad. Y desde luego que fue para mejor.

Hace ahora casi dos años que le volvió a ocurrir. Y un infarto cerebral, del que salió gracias al Hospital Reina Sofía de Córdoba, le obligó a volver a aprender la escritura y la lectura. Una prueba que le puso la vida, de la que la mayoría saldríamos deprimidos, hundidos. Y sin embargo él jamás se ha venido abajo.  Nunca desanimado, cogió de nuevo el toro por los cuernos y volvió a aprender español con el esfuerzo diario. Ha sido aleccionador verlo esforzarse día a día con coraje, sin quejarse. Con el apoyo constante de mi madre, reconvertida a profesora de lengua.

Gracias a Dios, sus habilidades para la pintura quedaron intactas y desde el primer día de recuperación de su enfermedad ya nos estaba haciendo bocetos con papel y lápiz desde la habitación del hospital.

Hoy, dos años después, nos ha enseñado a sus hijos su mejor lección: su excelente disposición ante las adversidades, su trabajo diario sin descanso, su ilusión por crear, por empezar de nuevo. Y todo ha cuajado, también gracias al apoyo de Carmen del Campo, en una nueva exposición de pintura inaugurada el viernes, en la galería de arte que ella tiene en el centro de Córdoba, con temática completamente nueva con respecto a lo que hacía hasta ahora.

Lo poco o mucho de literatura, de estética y de amor por la naturaleza que pueda tener este blog es herencia clara de mis padres. Mil gracias a los dos.

Cómo mejorar nuestro inglés en los negocios (agrícolas).

Mariano Aguayo habló bien claro a los estudiantes de último curso que asistían a la mesa redonda organizada por Fuensanta Galán en Loyola Emprende el pasado martes en Córdoba.

Entre otras cosas, dijo que aquel estudiante que supiera inglés a la perfección, con soltura como para negociar en el mundo empresarial, sacaría dos cuerpos de ventaja a todos los demás. Ellos tienen tiempo, libertad y pueden escoger la mejor forma de perfeccionar el idioma.

No suele ser el caso de los que ya estamos inmersos en el mundo laboral. Y si además nos dedicamos a la agricultura en España, el contacto con el inglés es mínimo.

Me gustaría hoy compartir con vosotros algunas herramientas que nos pueden ser útiles para los que tenemos poco tiempo para dedicar a los idiomas. Y, como no podía ser de otra manera, usando nuestro móvil.

Existen numerosos podcast, que podemos descargar conectados a wifi y escuchar posteriormente en el coche o donde nos encontremos. Y algunos de ellos de temática agrícola.

Por ejemplo Farming Today, de la BBC, que cada mañana cuelgan un nuevo programa sobre agricultura y ganadería del Reino Unido.

Otros bastante divertidos y que tocan numerosos temas son las charlas TED, entre ellos algunos de temática agrícola, ganadera o medio ambiental.

Para oyentes de alto nivel de inglés también se encuentran programas como Red River Farm Network desde Estados Unidos.

O para los que tengan un nivel más bajo siempre pueden empezar por los podcast para aprender inglés de la BBC.

No tendremos un inglés académico, pero al menos nos ayudará a entender cuando un nativo nos hable. Espero que os sea de utilidad.

Paseos que unen ciudades con sus ciudadanos

Córdoba es una ciudad ligada a la agricultura en cada rincón, en cada casa con historia, en cada calle por donde los coches no pasan, porque no caben.

Mariano Aguayo, nos invitó a su paseo de Jane por Córdoba el pasado sábado, para explicarnos sucesos históricos en los que los cordobeses han tomado la iniciativa y han sabido guardar las tradiciones de la ciudad, uniéndose, participando, sin que otros manejasen su vida por ellos. Inevitable pensar en cómo hemos pasado del «Paseos por Córdoba» de Teodomiro Ramírez de Arellano, su bisabuelo, al Jane´s walk. Cambian los tiempos, pero permanece el espíritu.

Fue la excusa perfecta para disfrutar de una mañana maravillosa en la que pudimos caminar por Córdoba en Mayo, nuestro mes bandera, y en la que visitamos a pie o en bicicleta lugares donde los naranjos y los huertos urbanos históricos nos saludaban en cada rincón.

Conocimos iniciativas de ciudadanos anónimos, algunas que han servido para salvar los empedrados de las calles del centro de la ciudad, otras como las de Proyecto Calle Imágenes, que sirven para unir a un barrio en torno a movimientos culturales.

Más de un agricultor nos acompañó, ya que en Córdoba es inevitable encontrarte amantes del campo cuando paseas.

Os dejo algunas de las fotos que tomamos en este paseo, el primero de otros que vendrán a buen seguro. Puede que con temática agrícola…