Ingenieros agrónomos para el siglo XXI

Atrás queda la época en que los estudiantes que acababan la carrera de ingeniero agrónomo tenían un puesto de por vida y eran unos señores muy respetados desde el minuto uno. También hemos dejado atrás los días en que tantos estudiantes tenían como único objetivo unas oposiciones que le aseguraran un trabajo cómodo y un sueldo de por vida.

Ahora salen de la universidad con un montón de teoría a las espaldas y con muchas ganas de pelear y de comerse el mundo agrícola. Porque saben que nadie les va a regalar nada. Tras 15 años ejerciendo de agrónomo puedo decir que ésta es una de las profesiones más bonitas, en contacto con la naturaleza, aprendiendo cada día a resolver los problemas de los demás, dedicados a la agricultura tecnificada, a la alimentación, al agua, al medio ambiente, a la política agraria, a la investigación, al desarrollo. Temas apasionantes para el siglo XXI.

Y cada vez me encuentro más agrónomos en las redes. En mi cuenta de Twitter podéis curiosear la Lista Ingenieros Agrónomos. Veréis como, si se os plantea alguna duda con vuestra finca, huerto, jardín, pozo, alimento… tendréis un montón de gente dispuesta a echaros una mano. Porque, por lo general, cuando salimos de agrónomos, acabamos siendo buena gente.

Os dejo vídeos de la profesión. El primero, de Navarra, refleja muy bien la profesión. El segundo, de Madrid, muy divertido, por si te lo estás pensando. El tercero, explicando la historia de la ETSIAM de Córdoba. Y por último uno muy bonito de la Unión Europea, que ya he puesto en alguna ocasión, y que toca mucho a nuestra profesión.

P.D. Este post va dedicado a Rafael del Campo, Marta Peláez, José Joaquín Ramos y Carlos Ruiz, alumnos de primero de bachillerato del colegio de Las Esclavas de Córdoba, que me hicieron reflexionar para ayudarles a decidir sobre su futuro profesional. Y a Marta de Luna, su batalladora profe.