Mi último descubrimiento en apps no es digital.

IMG_8681.JPG
En los últimos tiempos se nos multiplican las tareas en el campo. Tanto las técnicas como las administrativas. Por eso llevo meses probando distintas aplicaciones para el móvil, la tablet y el ordenador que me ayuden a organizar mi día a día. Y también que me permitan despejar la mente al final de cada jornada o de cada semana.
Por eso he buscado herramientas que se actualicen en todos los dispositivos, que sean gráficas, sencillas, que te avisen… De todo he encontrado. Y os lo he ido contando en www.criandonaranjos.com.
Las que a ahora uso a diario son Evernote, como memorandum que actualizo en todos los dispositivos, y una gran tabla de Word que separo por temas fundamentales: instalaciones, riego, abonado, tratamientos, electricidad, comunidad de regantes…
También el calendario del iPhone, que me avisa.
Y mi gran descubrimiento de esta semana no ha sido digital. Ha sido “de toda la vida” y estoy más contento que unas pascuas: mi nueva gran pizarra blanca metálica.
Y así puedo compartir mis esquemas con los demás compañeros de trabajo.
Todo esto requiere mucha actualización y revisión. Pero con una organización meticulosa evito que se me escape algo. Os dejo la foto de la pizarra del pasado viernes. ¡Cargadita!

Coger el toro del riego por los cuernos.

20140609-072556-26756010.jpg

Llevo años tratando de entender bien el sistema de riego de la finca.
Al principio me acercaba de reojo, acompañado por un maestro en la materia como Pepe Rincón. La mayoría de las instalaciones llevan su firma, siendo renovaciones de sistemas de riego de mediados del siglo XX. Una maravilla de la ingeniería para su época. Hasta que un día se jubiló y me pasó los trastes.
Y ya os digo que me acercaba con miedo, como cuando un tema no lo dominas y no acabas de saber por donde meterle mano. ¿Cómo se cruza esta tubería con esta? ¿Qué potencia tiene aquél motor? ¿Cómo instaló el electricista estas conexiones? ¿Qué horarios de contratos eléctricos nos convienen más?
Toda una serie de interrogantes, de piezas de un mismo puzzle que por fin este año estoy ordenando y comprendiendo en su totalidad.
Es una gran satisfacción cuando dejas de ser dominado por el riego, y coges tú el toro por los cuernos. A base de estudio, dedicación y mucha afición.
Merece la pena.