Más aplicaciones que me sirven para agricultura. Hoy Evernote.

IMG_0244.JPG
Desde que hicimos la plantación de los nogales en Cáceres la visito todas las semanas. Y eso significa que debo tener muy bien organizadas las cosas. Porque cuando tienes la mente en Cáceres no la tienes en Córdoba y viceversa. Cuando piensas en los nogales, no estás pensando en los naranjos y viceversa. Cuando te centras en el riego no estás centrado en la PAC, y viceversa. Bueno, en realidad todas estás cosas se relacionan entre sí, pero son demasiadas para llevarlas todas en la cabeza. 

Por eso este curso he descubierto Evernote. Hace años que lo tenía por ahí en un rincón del móvil, pero sin usarlo en absoluto. Ahora le estoy sacando un gran rendimiento. 

En primer lugar, me hago una nota semanal con todas las tareas pendientes a modo de agenda. Con la ventaja de tener clicks de realizado cuando las vas terminando.

En segundo lugar, cada vez que visito la finca de Cáceres, hago un informe que me sirve como guión de trabajo, como memoria de actuaciones, como comunicación con mis compañeros de trabajo…

En tercer lugar comparto notas con otros agrónomos amigos y nos enseñamos imágenes de cultivos que nos puedan interesar.

Además tengo notas para cada miembro de la empresa. En lugar de estar continuamente llamando, voy apuntando dudas o temas a tratar y las reuniones se agilizan mucho.

Parece laborioso llevar tanto tecleo, pero entre el móvil, la tablet y el ordenador, los tres actualizados inmediatamente, apuntas en la parcela, en la gasolinera, en la oficina o donde te pille y no da trabajo sino que ahorra tiempo.

Y con eso de llevar el móvil siempre en la mano, a veces él solo me pilla y me hace una foto trabajando, como la del encabezamiento. Animáos a Evernote. Merece la pena.