Volver a empezar

Esta semana cosechamos las últimas naranjas valencia late y por fin los árboles descansan para poder seguir criando las naranjitas del año que viene, que ya tienen el tamaño de un huevo de codorniz.
Siempre que se acaba una campaña nos sentimos aliviados de ver el campo descargado y nos dan ganas de tomarnos unos días más relajados. Los valencia, sin embargo, no dan tregua. La cosecha que viene ya requiere de cuidados intensos: riegos, fertirrigación constante pero suave, vigilancia de plagas veraniegas.
Además esta semana asistí a una reunión de antiguos alumnos del Instituto San Telmo en Córdoba, que ya viene siendo tradición en las fechas que comienza a apretar el calor.
Espectacular charla del profesor Bartolomé Alarcón, de las que te ponen las pilas. Un profesor de escuela de negocios con experiencia profesional como para saber identificar las fortalezas y debilidades de un buen directivo. Nos dejó algunos dardos de los que no se olvidan y que te hacen levantarte al día siguiente con un buen impulso.
Como él nos dijo, las empresas tirarán para adelante si cada uno en su puesto de mayor o menor responsabilidad nos dedicamos con pasión a la regla de la triple A:
– Anticiparnos a los cambios que se puedan producir en nuestro entorno.
– Adaptar nuestro puesto de trabajo a esos cambios.
– Actuar con energía, conociendo cada vez mejor los entresijos de nuestro negocio.
Así que, lugar para la relajación, ninguna.

20130616-230524.jpg

Puertas abiertas al campo para desperdiciar menos comida

Con los hijos luchamos diariamente para que se acaben la comida del plato. Pero en un mundo de abundancia hay que darles muchas explicaciones para que entiendan la importancia de no desperdiciar comida.
A menudo, cuando estoy desayunando con ellos, la manera más efectiva de que parte de la tostada no acabe en la basura es distraerlos. Por ejemplo, con todo el larguísimo proceso por el que pasa el trigo. Desde que es una semilla hasta que llega a su plato con aceite de oliva virgen extra y miel.
Y justo esta semana, que en los medios se ha hablado tanto de los desperdicios de comida, os puedo traer las fotos de la recolección de trigo de esta semana en la finca. Toda un milagro de la ingeniería agronómica ver trabajar a estos profesionales, con mi amigo Ángel al frente de su cosechadora. Os dejo algunas imágenes, por si se las queréis enseñar a vuestros hijos. O a vuestros liliputienses, como dice Pili Manrique.

P.D. Más iniciativas de puertas abiertas al campo no nos vendrían mal para que el campo tenga la buena imagen que se merece. Mirad ésta que he encontrado navegando. @OpenFarmSunday