Lo que nos enseña el campo en estos tiempos raros

Hace ya algunos días que, cuando cojo el coche por las mañanas para ir al campo, apago las noticias sobre virus y los cambio por música. Y dejo que el campo hable por sí solo. Y nos de buenas noticias a Alberto y a mi.

El campo nos da lecciones de renovación. De esperanza. De que la vida sigue y detrás de un algodón destrozado nace un triticale con fuerza. La campaña de algodón ha sido difícil. Las parcelas que parecían con menos potencial nos dieron 4000 kilos y las que más prometían se nos vinieron abajo y nos dejaron con el culo al aire.

Como siempre me dice Ricardo López Sáez, así es el campo. No podemos pretender que siempre nos salga todo bien. Pero en estos tiempos de crisis y malas noticias el campo vuelve a ser refugio para mucha gente. Y motivo de esperanza.

Vamos a centrarnos en los motivos de esperanza y a seguir luchando por nuestro campo, que a la larga, tratándolo con cariño, nos dará buenas noticias.