Asesoramiento en energías renovables para el agricultor

Las instalaciones de energías renovables están tomando importancia en la mente de los agricultores andaluces. Por un lado porque pueden abaratar los costes energéticos del riego y por otro porque pueden ser una fuente de ingresos si se consigue llevar a cabo la alguna instalación en nuestra explotación.

Pero es un tema complejo en el que los agricultores no estamos al día y en esto, como en casi todo, es fundamental estar bien asesorado. Mariano Aguayo, mi hermano, colabora con Asaja Córdoba para aclararnos las dudas que pudieran surgir y acompañar en el proceso.

Mañana jueves, 25 de marzo, a las 19:30 estaremos atentos a la conexión que nos han preparado. A seguir aprendiendo.

¿Qué tenemos planeado esta semana?

Pues como estábamos esperando la lluvia y no acaba de llegar, estamos probando los riegos. Y haciendo acopio de abono para la fertirrigación. En unos sitios hemos pedido quelato de hierro para los naranjos. En otros ya tenemos los depósitos preparados para el abono líquido.

En la mente tenemos los metros cúbicos a los que tenemos este año limitadas las concesiones, por el nivel bajo de los pantanos. Así que aunque nos entren ganas de regar nos las tenemos que aguantar un poquito.

En los cereales de secano nos queda esperar y en los de regadío echar números de los que nos costará el riego. ¿compensará darlo? Con los cereales de regadío siempre nos cabe la duda.

En cuanto a la hierba la tenemos más o menos controlada, gracias a los residuales, pero los pinitos ya están apareciendo. Cuidado con cogerlos a tiempo, que luego no hay quien pueda con ellos.

Y en cuanto a plagas, los pulgones en los naranjos nuevos y las chinches en los que traen la flor más atrasada. Siempre nos gusta aguantar los tratamientos insecticidas al máximo. Cuanto menos tratemos, mejor. Pero a veces es inevitable.

Seguimos apasionados por el campo.

Para los que tienen miedo a salir

Esta semana, mientras Ricardo y yo visitábamos nuevas fincas, hemos tenido presentes a tanta gente que anda encerrada estos días  por miedo. Ojalá se pudieran venir con nosotros a ver cómo la primavera se va abriendo camino. A descubrir cosas nuevas cada día, como esta plantación de naranjos ecológicos acompañada de espectaculares plantas de romero en la sierra de Huelva

Queremos que sepáis que el campo sigue funcionando. Que sigue siendo motor discreto de la economía. Que sigue con sus mismas crisis de siempre. Ni mejor ni peor. Porque la gente del campo está acostumbrada a lidiar con la crisis desde siempre.

Ahora el campo está siendo la válvula de escape de muchos mayores que cogen el camino a la sierra o a la campiña y se dan sus buenos paseos. Para los que no pueden, esperamos que este modesto blog les acerque el aroma a romero, con la esperanza de que mejores días están a punto de llegar.

Lo que nos enseña el campo en estos tiempos raros

Hace ya algunos días que, cuando cojo el coche por las mañanas para ir al campo, apago las noticias sobre virus y los cambio por música. Y dejo que el campo hable por sí solo. Y nos de buenas noticias a Alberto y a mi.

El campo nos da lecciones de renovación. De esperanza. De que la vida sigue y detrás de un algodón destrozado nace un triticale con fuerza. La campaña de algodón ha sido difícil. Las parcelas que parecían con menos potencial nos dieron 4000 kilos y las que más prometían se nos vinieron abajo y nos dejaron con el culo al aire.

Como siempre me dice Ricardo López Sáez, así es el campo. No podemos pretender que siempre nos salga todo bien. Pero en estos tiempos de crisis y malas noticias el campo vuelve a ser refugio para mucha gente. Y motivo de esperanza.

Vamos a centrarnos en los motivos de esperanza y a seguir luchando por nuestro campo, que a la larga, tratándolo con cariño, nos dará buenas noticias.

Tras muchas noches de desvelo

Esta es mi foto agrícola favorita de la semana. O quizás de la temporada. 

La foto representa para mi un buen remate final de muchas noches de desvelo. 

De contar con un equipo de confianza. 

De mirar con lupa cada gasto. 

De dejarme enseñar por colaboradores excepcionales. 

De querer seguir aprendiendo e innovando cada día. 

De darme cuenta de que yo solo no voy a ningún lado. 

De ser humilde y saber que en el campo siempre estás empezando de nuevo. 

De saber que siempre queda todo por descubrir. 

De ser agradecido con quien te enseñó hasta llegar hasta aquí.

De que probablemente el vecino lo esté haciendo mejor que tú. 

Por muchos años más de esta bendita profesión junto a gente excepcional.

¡Nos vemos en el campo!

P.D. Gracias, David, Juan, Alberto, Ricardo y Jesús por vuestra ayuda. 

Mi foto de la semana

El miércoles comentaba con Gerardo Calvo, que es de la quinta promoción de Córdoba, que los agrónomos jovenzuelos (yo aún así me quiero ver) no somos nada cuando se nos va la cobertura o la batería. Cuando el movil nos deja tirados nuestras posibilidades se reducen. No como los agrónomos «viejos» que tenían de recursos para todo.

Yo personalmente me paso el día haciendo fotos del campo. Es una manera como otra cualquiera de mantener un registro de lo que pasa en el día. Como se quedan en la nube geolocalizadas y con su fecha, puedo rescatar en cualquier momento la información. Pero a veces tengo la sensación que los trabajadores del campo pensarán «ya viene este haciendo fotitos». Bueno, qué le vamos a hacer. Cada uno tenemos nuestros métodos.

Mi foto favorita de esta semana es de unos naranjos navelinos. Cuando los vi por primera vez hace año y medio estaban deshauciados. Y ahora nos devuelven el cariño recibido con buena carga de fruta, buen tamaño y brotación para el año que viene. En tiempos de incertidumbre como nos queda este otoño-invierno por delante, me gusta ser optimista y ver cómo el campo te devuelve con creces lo que le das.

La Cumbre del Clima y la agricultura

Pero bueno, entonces qué tiene que ver con nosotros, los que estamos en el mundo de la agricultura, esto del cambio climático. Pues sencillamente todo o casi todo que ver. La agricultura influye en el cambio climático y el cambio climático influye en la agricultura.

La buena noticia para el agricultor es que somos el único sector con capacidad de paliar el efecto climático, como nos recuerda Asaja.

Por eso, cuando mi hermano Mariano me propuso romper la rutina y pegarnos un salto a la Cumbre del Clima (“No es que vayamos a la COP25, es que la COP25 ha venido a nosotros”), no lo dudé.

MEDIDAS AGRARIAS PARA PALIAR EL CAMBIO CLIMÁTICO

La ventaja que tenemos los agricultores es que aquellas medidas que mitigan el cambio climático son beneficiosas para la economía de una expllotación agraria. A saber…

  • Optimizar el gasto en materias primas. Es decir, reducir el gasto en fertilizantes, fitosinataios y labores al mínimo necesario, sin gastar un euro de más en energía. Para ello nos podemos ayudar de:
    • Instalación de sensores de humedad en suelo que nos ayuden a no malgastar ni el agua aportada ni los fertilizantes.
    • Instalación de variadores de frecuencia en los motores de impulsión de agua para minimizar el gasto eléctrico.
  • Manejo de cubiertas vegetales en las calles de las arboledas, en lugar de mantenimiento del suelo libre de hierbas.
  • Incorporación al suelo de los restos de poda.
  • Evitar en lo posible la quema de rastrojos.
  • Tratar el suelo de la manera más respetuosa posible, favoreciendo el mantenimiento de suelos vivos, con estructura.
  • Incorporar estiércol a los suelos como fertilizantes

Todas estas medidas, que en los últimos años ya se han puesto en práctica en la agricultura española, han ayudado a reducir la emisión de gases de efecto invernadero en la agricultura europea. Se trata, en definitiva, de realizar una agricultura de conservación.

Tenemos mucho que estudiar, mucho que investigar y mucho que trabajar. Pero desde luego, tenemos que esforzarnos en llevar a cabo una agricultura sostenible, económica y medioambientalmente. En eso estamos. Gracias, Mariano, por impulsar.

Para consulta:

Manual de la FAO para una Agricultura Climáticamente Inteligente

Agencia Europea de Medio Ambiente: La agricultura y el cambio climático

Cambios en las ayudas de la PAC

IMG_1287Voy a contaros mis sensaciones sobre la nueva reforma de la PAC que se le avecina a los agricultores en España. Brevemente y sin ánimo de ser exhaustivo, por no cansar a la audiencia. Y gracias al 25 aniversario de la Conferencia Agrícola que organiza Antonio de León y su equipo (Sergio, Olga…), antiguamente Barclays, hoy día Agrobank, y que han conseguido seguir siendo referencia en toda Andalucía.

Un vez más Fernando Miranda nos trajo las novedades más calentitas. Ya son quince años que lo llevamos escuchando initerrumpidamente. Pues pienso que desde entonces, esta vez es la que más cambios se nos avecinan.

En primer lugar, parece que lo del Brexit ya no tiene mucha vuelta atrás, y que junto a otras circunstancias nos podría reducir el presupuesto de las ayudas en torno al 3,5%. Jamás recuerdo que nos lo hayan aumentado.

En segundo lugar, los estados miembros de la Unión Europea, van a tener más flexibilidad a la hora de poner los requisitos para el cobro de la ayuda. Es decir, gobierno de España y Comunidades Autónomas tendrán más voz a la hora de diseñar las medidas.

Cambio de filosofía

Aunque pienso que la cantidad no es lo que más cambia, sino la filosofía de la ayuda y el concepto que el consumidor tiene de lo que debe ser la agricultura moderna. La idea del respeto al medio ambiente siempre ha estado ahí, pero en los últimos años o incluso meses, la preocupación va en aumento y el agricultor no puede ser ajeno.

  • Mayor atención al uso de fertilizantes y productos fitosanitarios.
  • Uso responsable del agua.
  • Apuesta por la innovación y la transferencia de conocimientos.
  • Tendencia a la unificación de la ayuda por superficie dentro de las regiones.
  • Simplificación de la burocracia. Incluso soñando con eliminar la necesidad de realizar la declaración de cultivos.

Plazos

La nueva reforma parece que podría entrar en vigor en 2022. Hasta entonces, 2020 y 2021 seguirán con una PAC muy parecida a la que tenemos ahora, aunque con el nuevo presupuesto, inferior supuestamente.

En definitiva, los agricultores debemos estar muy atentos a estos cambios inevitables, sabiendo que ya se están haciendo las cosas muy bien, pero adaptándonos a los nuevos tiempos. Siempre lo hemos hecho, no es novedad para nosotros. Sabremos hacerlo ahora también.

Entre los paréntesis de lluvia

Entre los paréntesis de lluvia

Por fin le llegaron 50 litros a los almendros recién plantados. Con un poco de suerte no tenemos que regarlos más hasta la primavera. Más nos vale, ya que en la comunidades de regantes van a tener dificultades para darle largas al agua. Es una maravilla ver las plantitas del vivero con el cogollito verde esperando mejores temperaturas para seguir creciendo.

Una semana más estaremos mirando las nubes, a ver si se cumplen los pronósticos de lluvia, ya que nos toca meter las sembradoras de cereal en cuanto oree un poquito la tierra. Estamos en buenas fechas. El año pasado llovía tan intensamente estos días que salimos sembrando a boleo, por temor a no poder hacerlo con tranquilidad y después no volvió a caer una gota hasta abril. Cada año es un mundo, pero esta campaña nos iremos al método más seguro, que me da a mi que sembraremos tranquilamente.

Y entre lluvia y lluvia a seguir aprendiendo en las jornadas técnicas que se organizan. Esta semana tenemos el 25 aniversario del evento agrícola que organiza Antonio León en Sevilla, con todo su equipo. Y el jueves, convención de almendro en Écija. Para aprender, formarse, relacionarse y seguir en marcha. Y así contribuir a hacer de la agricultura moderna andaluza una de las mejores del mundo.