WhatsApp para el campo. 3 aplicaciones. 

Ya sabéis lo que me gusta escribir sobre las aplicaciones del móvil que son útiles en el campo. Y me he dado cuenta de que nunca he tratado el asunto de WhatsApp. Estaréis de acuerdo conmigo en que cada día encontramos más utilidades en esta mega extendida aplicación/red social. 
Pues os diré tres formas de usarlo en el campo, que me están facilitando las cosas. 

1. Coordinación en los tratamientos fitosanitarios. 

Sabéis que para hacer los tratamientos es cada vez más necesario estar bien coordinado entre el distribuidor de los fitosanitarios, el técnico ROPO que hace la recomendación, el profesional autorizado que realiza el tratamiento y el propietario de la parcela, que introduce toda la información en el cuaderno de explotación. 

Pues ¿qué mejor que un grupo de wasap para que todos conocozcan en cada momento los tratamientos que lleva cada parcela? A ser posible limitándose a lo estrictamente profesional, que ya sabemos lo que pasa luego con estos grupos. 

2. Geolocalización de puntos interesantes en las parcelas. 

Cuando enviamos nuestra ubicación a otra persona, o a nosotros mismos, ¡OJO!, esperando a que la precisión sea de metros, tenemos un registro de coordenadas, que podemos utilizar para introducir en cualquiera de los programas que usemos para geolocalizar nuestros puntos interesantes de la explotación. En mi caso Google Earth. Con la función copiar, pegar, podemos conocer los datos de las coordenadas. Y tendremos registro de plantas enfermas, paso de tuberías, localización de plagas y todo lo que se nos ocurra. 


3. Recordatorios de cosas pendientes. 

Como decía antes podemos enviarnos wasaps a nosotros mismos como recordatorios, dejándolos como no leídos. Muy útil cuando nos pilla en mitad del campo, sin la agenda a mano. 


Como cada día van actualizando, y como también nosotros nos vamos reciclando, seguro que van apareciendo nuevas funciones que iremos comentando. 

El fastidio por la lluvia

Antes de dedicarme al campo, la lluvia me resultaba molesta. Que si el paraguas, que si los pies mojados, que si te pilla de improviso. Los días de lluvia no podía jugar en los columpios, no podía quedarte a charlar con los amigos en los soportales al bajar del autobús, tenía que rebuscar en el armario el chubasquero olvidado…

Pero ahora es distinto. Ahora me paso el día deseando que llueva. En eso me parezco cada vez más a Araceli, mi suegra, que siempre está mirando el portal arjonero, a ver cuánto ha caído en sus olivos. 

Cuando después de una noche de repiqueteo de agua en los cristales llego a la entrada de los eucaliptos y los baches polvorientos se han convertido en charcos rebosantes de agua y los naranjos lucen verde oscuro, lavados por el agua, me da una alegría tremenda. 

Lo primero son las previsiones en las múltiples apps del tiempo, después ver el frente avanzar mojando la península en el Rain Alarm, y finalmente encontar los pluviómetros llenos, como el de @rafaeraso

Y muchos días así nos llenan los pantanos, nos dan descanso en el riego y nos engordan la fruta. Así que el fastidio por la lluvia lo he dejado muy escondido en el niño de ciudad que fui. 

Tras los fríos, en la Sierra de Andújar

Después de una semana de heladas, estábamos invitados a pasar un día de campo en la sierra de Andújar, siguiendo la carretera de la Virgen de La Cabeza, justo antes de llegar a la provincia de Ciudad Real, en el Risquillo. 

Habíamos consultado la aplicación del tiempo unas doscientas veces en los últimos días, siempre con el mismo resultado. Temperaturas entre 0 y 8 grados. Así que nos forramos con capas y capas de ropa. Todavía recuerdo días de mucho frío en el campo cuando era chico y la experiencia me dice que siempre es preferible que sobre abrigo. 

Llegamos a las nueve a la finca y desde el coche sólo veíamos campos blancos, después de dejar atrás las curvas de la sierra de Andújar. 

Después de un gran desayuno y de calentarnos en la candela, el campo nos recibió a las once de la mañana con el sol fuera. No me podía creer la buena sensación de temperatura tan agradable. Cuando nos quedábamos en silencio, el zumbido de las abejas era intensísimo, que salían de las colmenas aprovechando los rayos de sol para buscar flores de romero y de madroño. 

En nuestra sierra pasamos frío cuando hay que pasarlo, pero en cuanto el sol asoma un poquito, la primavera pone en marcha el reloj y disfrutamos del campo bien abrigados. Pasar un día de campo junto a mi padre y su conocimiento del monte es todo un regalo. 

Quiero ser geoinquieto

13226945_1066375083449689_4546710697390638568_n

Estoy suscrito en Facebook al grupo “Geoinquietos Córdoba” y me llegan de vez en cuando noticias de las cosas que son capaces de hacer con sus programitas. Me entra envidia, porque me gustaría tener una máquina como la de Neo en Matrix y enchufarme en el cerebro el cartucho de “GIS aplicado a la agricultura” y ya está.

Y es que cada vez voy sobrecargando más de carpetas la columna izquierda de mi Google Earth (cultivos 2105, cultivos, 2016, parcelas, tuberías, línea eléctrica…) y sé que hay herramientas mucho más potentes que estoy desperdiciando por no tener tiempo de buscar el hueco para aprenderlo.

Seguro que pronto soy capaz de echarle un lazo a Antonio Fernández y Alejandro Alameda para que me expliquen despacito y poder descargarme datos meteológicos y de radiación del satélite, datos históricos de temperaturas, fotografías de más años atrás de lo que pienso, … Y lo que está por venir.

Wake up. Neo.

A una semana de FIMART 2016


Una semana falta para que Miguel Ángel Molinero de el pistoletazo de salida a FIMART 2016, el próximo jueves 20 de octubre en la Diputación de Córdoba. 

Ese día tendré la suerte de moderar una mesa redonda bien cargada de contenido a las 4 de la tarde: “Necesidades y retos de innovación tecnológica para el medio rural”. Os adelanto quienes participarán y qué pueden aportarnos.

Desde el punto de vista de los productores: Rafael Sánchez de Puerta es subdirector general de DCOOP, la mayor cooperativa de segundo grado de Andalucía, con presencia también en País Vasco, Extremadura y Castilla La Mancha. La forman más de 150 cooperativas con productos como aceite, aceitunas, quesos, carnes, vinos… y con una gran proyección internacional. 

La visión del I+D+i la traerá Nathalie Chavrier, que desde 2009 es responsable técnico de agroalimentación de la Corporación Tecnológica de Andalucía. La CTA es un fundación privada para potenciar la colaboración entre el entorno científico y el productivo, promovida por la Junta de Andalucía. 

Los sistemas de información geográfica (SIG) estarán representados por Francisco Cáceres Clavero, que nos hablará de su experiencia en la REDIAM (Red de Información Ambiental de Andalucía). 

Y desde el punto de vista de las empresas de tecnología tendremos a Juan Gascón Cánovas, director de servicios y contenidos digitales de AMETIC, que es la multisectorial de empresas TIC. 

Como veréis, la tarde promete y espero ver muchos agricultores poniéndose al día de lo que nos depara el futuro. 

Analizamos las tecnologías en la agricultura con SUEZ

348a6496El pasado martes estuve en el espacio CREA, Centro de Recursos del Agua, foro de debate sobre el agua, su uso eficiente, y todo lo que la rodea, organizado por la empresa SUEZ en sus instalaciones de Barcelona.
Manuel Cermerón, Coral Robles, Javier Borso y Pedro Romero nos invitaron a charlar sobre el futuro “smart” de la agricultura. Pude acompañar a Enrique Playán, investigador del CESIC, Ramón Acín, presidente de la Comunidad de Regantes La Campaña y Emiliano Muñoz, director de Próxima Sistems.

En un bonito espacio, innovador y dinámico dimos cada uno nuestro punto de vista de las tecnologías que a día de hoy nos están sirviendo y de las que nos vendrán.
Y estas son mis conclusiones de las jornadas, que me gusta compartir con vosotros.

El agricultor está abierto a las nuevas tecnologías, pero siempre que le suponga un ahorro de costes a corto plazo. Cuando las tecnologías son útiles, el boca a boca funciona muy bien y la tecnología llega al campo.

348a6307
Las tecnologías que ya se están usando en las fincas a día de hoy son:

– Guiado GPS de tractores para todas las labores.

– Sistemas de información geográfica abiertos.

– Imágenes por satélite para detección de problemas de riego en los cultivos.

– Sensores meteorológicos, de humedad en suelo a distintas profundidades, dendrómetros, etc. que envían la información a la nube para consulta online.

– Sistemas de control de riego a distancia, incluyendo lectura de consumos, niveles de agua en pozos, etc.

– Programas de gestión de los cuadernos de explotación para controles administrativos y gestión de calidad.

– Programas de gestión de prevención de riesgos laborales.

Pero las posibilidades de las nuevas tecnologías no han hecho más que empezar, y las herramientas que tendremos en el futuro como apoyo a la gestión de las fincas serán inimaginables.

348a6535

Foros como el organizado por SUEZ España nos ayudan conectar unos con otros, a que la información llegue desde los agricultores hasta las empresas de software y tengan una visión real de las necesidades del campo. Mi más sincera enhorabuena.
Y ya calentamos motores para la feria FIMART en Córdoba, de agricultura y tecnologías, del 19 al 22 de octubre de 2016.

Si tienes un naranjo en casa… y no quieres que se caigan las naranjas. 

Cuando tienes un par de naranjos en el huerto, lo más normal es que no te importen la mayoría de las plagas que perseguimos cuando buscamos una naranja comercial. Si las naranjas tienen mosquito verde, algo de piojo, manchas de sol, o cosas aí nos importa poco. Lo que queremos es que estén ricas por dentro, aunque estén feas. Pero hay una plaga que sí te afecta. Y estamos en la fecha del año en que podemos acabar con ella. 

Es una plaga muy dañina, muchos lo sabéis, la que puede acabar con nuestra cosecha. Es la mosca de la fruta, concretamente la ceratitis capitata. A las variedades tradicionales de invierno les empieza a picar ahora que la naranja quiere empezar a cambiar de color, o cuando está próxima a maduración. Hace su puesta dentro del fruto, y a los pocos días se cae al suelo, con un intenso color naranja, pero con sabor amargo. 

Hay varias maneras de evitar que nos ataque la mosca, pero quizás lo más cómodo sea tener en el huerto un espray con atrayente de insectos (proteínas hidrolizadas) e insecticida (lambda cihalotron) y aplicar dos o tres pistoletazos alrededor del árbol. Las moscas se sienten atraídas y mueren. Lo repetiremos cada semana o después de cada lluvia. Así nos aseguramos que seremos nosotros quienes nos comamos la cosecha del árbol, y no la ceratitis. 

Dedico la entrada de hoy a mis amigos con algún naranjito en el huerto, en especial a @MarianoAguayo, en el día de su santo. 

Las fotos del bichito y toda la info sobre ésta y otras plagas las tenéis en la RAIF de la junta.