La Cumbre del Clima y la agricultura

Pero bueno, entonces qué tiene que ver con nosotros, los que estamos en el mundo de la agricultura, esto del cambio climático. Pues sencillamente todo o casi todo que ver. La agricultura influye en el cambio climático y el cambio climático influye en la agricultura.

La buena noticia para el agricultor es que somos el único sector con capacidad de paliar el efecto climático, como nos recuerda Asaja.

Por eso, cuando mi hermano Mariano me propuso romper la rutina y pegarnos un salto a la Cumbre del Clima (“No es que vayamos a la COP25, es que la COP25 ha venido a nosotros”), no lo dudé.

MEDIDAS AGRARIAS PARA PALIAR EL CAMBIO CLIMÁTICO

La ventaja que tenemos los agricultores es que aquellas medidas que mitigan el cambio climático son beneficiosas para la economía de una expllotación agraria. A saber…

  • Optimizar el gasto en materias primas. Es decir, reducir el gasto en fertilizantes, fitosinataios y labores al mínimo necesario, sin gastar un euro de más en energía. Para ello nos podemos ayudar de:
    • Instalación de sensores de humedad en suelo que nos ayuden a no malgastar ni el agua aportada ni los fertilizantes.
    • Instalación de variadores de frecuencia en los motores de impulsión de agua para minimizar el gasto eléctrico.
  • Manejo de cubiertas vegetales en las calles de las arboledas, en lugar de mantenimiento del suelo libre de hierbas.
  • Incorporación al suelo de los restos de poda.
  • Evitar en lo posible la quema de rastrojos.
  • Tratar el suelo de la manera más respetuosa posible, favoreciendo el mantenimiento de suelos vivos, con estructura.
  • Incorporar estiércol a los suelos como fertilizantes

Todas estas medidas, que en los últimos años ya se han puesto en práctica en la agricultura española, han ayudado a reducir la emisión de gases de efecto invernadero en la agricultura europea. Se trata, en definitiva, de realizar una agricultura de conservación.

Tenemos mucho que estudiar, mucho que investigar y mucho que trabajar. Pero desde luego, tenemos que esforzarnos en llevar a cabo una agricultura sostenible, económica y medioambientalmente. En eso estamos. Gracias, Mariano, por impulsar.

Para consulta:

Manual de la FAO para una Agricultura Climáticamente Inteligente

Agencia Europea de Medio Ambiente: La agricultura y el cambio climático

Cambios en las ayudas de la PAC

IMG_1287Voy a contaros mis sensaciones sobre la nueva reforma de la PAC que se le avecina a los agricultores en España. Brevemente y sin ánimo de ser exhaustivo, por no cansar a la audiencia. Y gracias al 25 aniversario de la Conferencia Agrícola que organiza Antonio de León y su equipo (Sergio, Olga…), antiguamente Barclays, hoy día Agrobank, y que han conseguido seguir siendo referencia en toda Andalucía.

Un vez más Fernando Miranda nos trajo las novedades más calentitas. Ya son quince años que lo llevamos escuchando initerrumpidamente. Pues pienso que desde entonces, esta vez es la que más cambios se nos avecinan.

En primer lugar, parece que lo del Brexit ya no tiene mucha vuelta atrás, y que junto a otras circunstancias nos podría reducir el presupuesto de las ayudas en torno al 3,5%. Jamás recuerdo que nos lo hayan aumentado.

En segundo lugar, los estados miembros de la Unión Europea, van a tener más flexibilidad a la hora de poner los requisitos para el cobro de la ayuda. Es decir, gobierno de España y Comunidades Autónomas tendrán más voz a la hora de diseñar las medidas.

Cambio de filosofía

Aunque pienso que la cantidad no es lo que más cambia, sino la filosofía de la ayuda y el concepto que el consumidor tiene de lo que debe ser la agricultura moderna. La idea del respeto al medio ambiente siempre ha estado ahí, pero en los últimos años o incluso meses, la preocupación va en aumento y el agricultor no puede ser ajeno.

  • Mayor atención al uso de fertilizantes y productos fitosanitarios.
  • Uso responsable del agua.
  • Apuesta por la innovación y la transferencia de conocimientos.
  • Tendencia a la unificación de la ayuda por superficie dentro de las regiones.
  • Simplificación de la burocracia. Incluso soñando con eliminar la necesidad de realizar la declaración de cultivos.

Plazos

La nueva reforma parece que podría entrar en vigor en 2022. Hasta entonces, 2020 y 2021 seguirán con una PAC muy parecida a la que tenemos ahora, aunque con el nuevo presupuesto, inferior supuestamente.

En definitiva, los agricultores debemos estar muy atentos a estos cambios inevitables, sabiendo que ya se están haciendo las cosas muy bien, pero adaptándonos a los nuevos tiempos. Siempre lo hemos hecho, no es novedad para nosotros. Sabremos hacerlo ahora también.

Entre los paréntesis de lluvia

Entre los paréntesis de lluvia

Por fin le llegaron 50 litros a los almendros recién plantados. Con un poco de suerte no tenemos que regarlos más hasta la primavera. Más nos vale, ya que en la comunidades de regantes van a tener dificultades para darle largas al agua. Es una maravilla ver las plantitas del vivero con el cogollito verde esperando mejores temperaturas para seguir creciendo.

Una semana más estaremos mirando las nubes, a ver si se cumplen los pronósticos de lluvia, ya que nos toca meter las sembradoras de cereal en cuanto oree un poquito la tierra. Estamos en buenas fechas. El año pasado llovía tan intensamente estos días que salimos sembrando a boleo, por temor a no poder hacerlo con tranquilidad y después no volvió a caer una gota hasta abril. Cada año es un mundo, pero esta campaña nos iremos al método más seguro, que me da a mi que sembraremos tranquilamente.

Y entre lluvia y lluvia a seguir aprendiendo en las jornadas técnicas que se organizan. Esta semana tenemos el 25 aniversario del evento agrícola que organiza Antonio León en Sevilla, con todo su equipo. Y el jueves, convención de almendro en Écija. Para aprender, formarse, relacionarse y seguir en marcha. Y así contribuir a hacer de la agricultura moderna andaluza una de las mejores del mundo.

Estrechando el marco

Tuvimos la fiebre del olivar. Luego vinieron los narajos. Nos pasamos a continuación a los almendros. Y vuelta de nuevo a los olivos. Es inevitable. Vamos por rachas. Y es comprensible, ya que el mercado nos va poniendo caramelos, que nos dan esperanzas y alternativas a los cereales  y otros cultivos herbáceos tradicionales.

La recolección mecanizada está avanzando a pasos agigantados. Vemos cómo las cosechadoras en seto se llevan nuestra aceituna en un abrir y cerrar de ojos, y nos dejan la plantación prácticamente intacta para el año siguiente. Podremos discutir las variedades, los marcos de plantación, la forma de podar, pero lo que no está en discusión es el aumento de densisad de plantación. Cuando aumentamos los marcos desde los antiguos 7×5 8×6, etc a unos marcos de 5×1,5 es indudable que las producciones se adelantan y aumentan. El reto es manejar ese árbol, que para eso hay excelentes profesionales con años de experiencia, y adaptarlo a la maquinaria disponible.

Ya sabemos que para olivar funciona. Ahora los más valientes ya están tratando de adaptarlo a naranjos y almendros. Incluso a bellota, que ya es el no va más. Y con la ayuda de investigadores de la UCO y del IFAPA todo está al alcance de quien esté interesado.

El futuro viene apasionante, pero no nos podemos dormir. Con los números bien echados por delante y atentos a todas las novedades, diversifiquemos y abramos posibilidades. Y estemos siempre a la última, que será la manera en que nuestro campo siga siendo rentable.

Satélites para optimizar el riego

Hace más de un año que un buen amigo de la Escuela de Agrónomos de Córdoba me manda planos de las parcelas a partir de imágenes de satélite que me tienen maravillado. Para contarlo de manera sencilla, los datos del satélite se pueden traducir en el grado de fotosíntesis que realizan las plantas. La resolución de la imagen es de un cuadradito de 10 x 10 metros, lo que casi equivale a decirme qué arbol de la plantación lo está pasando mal. Podrá ser por exceso o defecto de humedad, o porque la plantación esté allí más pequeña, o porque haya fallado ese día el riego, o por otros motivos. Para saberlo ya tendré que ir en persona a patear la parcela. Pero el chivato que tenemos sobre nuestras cabezas va a ser de gran ayuda. La buena noticia es que estos planos ya están disponibles en la web y de forma gratuita. El satélite en cuestión se llama Sentinel 2, echa un vistazo al campo cada 5 días y devuelve toda clase de datos. Los que nos ocupan son los planos NDVI o de Índice de Vegetación de Diferencia Normalizada, que nos indican del 0 al 1 el grado de fotosíntesis que está haciendo la vegetación.

Hasta ahora, traducir estos datos del Sentinel solo estaba al alcance de los privilegiados que supieran manejar programas GIS. Pero Custodio me dijo esta semana que ya tenemos sitios webs como www.eos.com donde podemos descargarnos directamente los planos NDVI y muchas cosas más. Desde EOS nos pemiten bajarnos diez planos del satélite al día, lo que es más que suficiente para nosotros, agricultores.

Incluso si estudiamos los planos de fotosíntesis de los últimos meses podremos ver perfectamente la evolución que hemos tenido en los cultivos durante la última campaña de riego.

De forma ideal, pienso que en una campaña con restricciones como la que se avecina podríamos calibrar donde está el estado de estrés justo para la planta a partir de comparación con los colores de NDVI a lo largo de la campaña.

Como os podéis figurar, las utilidades son numerosas. Os puedo asegurar que en plantaciones a marco 7 x 3 podremos ser capaces de detectar problemas de cada árbol. En plantaciones leñosas, donde los arboles no nos dejan ver el bosque, tener un amigo que nos levante los pies del suelo todas las semanas, es impagable.

(Publicado en la revista de diciembre de 2017 de Asaja Córdoba)

Sondas de humedad en suelo

IMG_6157El ahorro de agua es uno de los aspectos en los que las últimas tecnologías más están avanzando a la hora de ayudarnos a los profesionales del campo. Los sensores de humedad en profundidad, en todas sus variantes, nos están aportando información que hace poco no teníamos y que nos ayudan a conocer qué está pasando en nuestro suelo, que es un gran desconocido.

Cuando en el campo predominaban los cultivos herbáceos y llegaba época de sequía, nos decantábamos por cultivos de secano y pasábamos la mala racha debajo del caparazón. Pero ahora, con la proliferación de la arboleda tenemos que aprender a ahorrar hasta la última gota de agua, ya que la que ahorremos hoy será la supervivencia del cultivo mañana.

Las sondas de humedad nos pueden hacer aprovechar al máximo el agua, con el ahorro que también supone en  energía. Mi forma de instalar los sistemas de detección de humedad en suelos de arboleda, es con sensores a tres niveles de profundidad. Uno en superficie (20 cm), que marca muy bien el inicio del riego, otro a media profundidad (40 cm), donde acaba la zona más colonizada por raíces, y otro más profundo (60 a 80 cm dependiendo de las características del perfil), para indicarnos el límite donde comenzamos a desperdiciar agua por escorrentía.

Muchas empresas ofrecen hoy día estos servicios, algunos incluso con sistemas de determinación de humedad continuos a lo largo de todo el perfil. Unos son más invasivos que otros a la hora de instalarlos. En cuanto a lectura de los datos, desde los más sencillos, que debemos ir al campo a capturarlos, hasta los más avanzados que nos ofrecen gráficas de nuestro suelo en tiempo real en móvil, tablet u ordenador, pudiendo estudiar los tiempos de riego y la evolución de la humedad a lo largo del tiempo. Y, a efectos prácticos, ¿para qué nos sirven? Básicamente para saber cuántas horas debe tener cada riego sin malgastar agua, y cada cuántos días regar, pero con datos en la mano en lugar de con intuiciones.

En los primeros meses de trabajo con este tipo de sistemas aprendemos mucho de manejo de riego, más de lo que nos esperamos, aunque siempre debemos acompañarlo de la observación en campo con la tradicional azada o con una barrena, que es otro gran descubrimiento. Si aún no os habéis instalado unas sondas, os las recomiendo, aún más con la campaña que se avecina, en la cada gota ahorrada cuenta.

(Publicado en la revista de noviembre de 2017 de ASAJA Córdoba)

Aplicación para consultar SIGPAC

Ahora que estamos en época de declaración de cultivos para la PAC os interesará conocer esta sencilla aplicación que he encontrado este año. Se llama Visor SIGPAC y nos permite consultar recintos y parcelas de cualquier lugar de España y nos da toda su información. Por lo que yo he comprobado, las parcelas están actualizadas a 2017 y nos puede servir para sacarnos de dudas con el móvil cuando nos encontramos por esos campos. 

Ya os digo que es muy sencillita, lo que la hace fácil de manejar. Espero que os sea de utilidad. 

Monitorización de riego en almendros

Monitorización de riego en almendros

Monitorización. Queda bien la palabra, ¿verdad? Como tenemos que darle a todo una palabra rimbombante para ser escuchados… O más aún podía haber titulado el post: «No podrás creer lo que le pasó a estos almendros cuando Custodio pasó por allí». Y así tendría más visitas.

Pero bueno, la verdad es que le pedí a Custodio que me cambiara una de las sondas que tengo en naranjos y me la pusiera en los almendros. Aún están chiquitos, plantados en septiembre de 2015, pero quiero saber desde el primer monento qué está pasando con la humedad en el lomo. Y antes de que empecemos los riegos de primavera, que la tierra se asiente alrededor de las sondas con las últimas lluvias.

Tres sondas colocadas a 20, 40 y 60 centímetros. Mediremos continuamente temperatura, radiación solar, velocidad y dirección del viento. Estimaremos la evapotranspiración potencial. Y, fundamental, cogeremos el escardillo todas las semanas para comparar las sondas con la realidad del terreno.

Y trataremos de hacernos una composición de la evapotranspiración de nuestros almendros. Una ETc propia para tener una orientación semanal de nuestras necesidades de riego.

Estas herramientas están en auge, pero desconfiad de quien os diga que regarán solas. Para mi suponen una magnífica forma de aprendizaje, una gran ayuda a la hora de decidir la frecuencia y la cantidad de nuestros riegos. De evitar enfermedades de suelo. Pero no creo que llegue el día en que un agrónomo pueda dar recomendaciones exclusivamente sentado en el ordenador. Tendremos que seguir llenándonos de barro las botas. Menos mal.

WhatsApp para el campo. 3 aplicaciones. 

Ya sabéis lo que me gusta escribir sobre las aplicaciones del móvil que son útiles en el campo. Y me he dado cuenta de que nunca he tratado el asunto de WhatsApp. Estaréis de acuerdo conmigo en que cada día encontramos más utilidades en esta mega extendida aplicación/red social. 
Pues os diré tres formas de usarlo en el campo, que me están facilitando las cosas. 

1. Coordinación en los tratamientos fitosanitarios. 

Sabéis que para hacer los tratamientos es cada vez más necesario estar bien coordinado entre el distribuidor de los fitosanitarios, el técnico ROPO que hace la recomendación, el profesional autorizado que realiza el tratamiento y el propietario de la parcela, que introduce toda la información en el cuaderno de explotación. 

Pues ¿qué mejor que un grupo de wasap para que todos conocozcan en cada momento los tratamientos que lleva cada parcela? A ser posible limitándose a lo estrictamente profesional, que ya sabemos lo que pasa luego con estos grupos. 

2. Geolocalización de puntos interesantes en las parcelas. 

Cuando enviamos nuestra ubicación a otra persona, o a nosotros mismos, ¡OJO!, esperando a que la precisión sea de metros, tenemos un registro de coordenadas, que podemos utilizar para introducir en cualquiera de los programas que usemos para geolocalizar nuestros puntos interesantes de la explotación. En mi caso Google Earth. Con la función copiar, pegar, podemos conocer los datos de las coordenadas. Y tendremos registro de plantas enfermas, paso de tuberías, localización de plagas y todo lo que se nos ocurra. 


3. Recordatorios de cosas pendientes. 

Como decía antes podemos enviarnos wasaps a nosotros mismos como recordatorios, dejándolos como no leídos. Muy útil cuando nos pilla en mitad del campo, sin la agenda a mano. 


Como cada día van actualizando, y como también nosotros nos vamos reciclando, seguro que van apareciendo nuevas funciones que iremos comentando. 

Quiero ser geoinquieto

13226945_1066375083449689_4546710697390638568_n

Estoy suscrito en Facebook al grupo «Geoinquietos Córdoba» y me llegan de vez en cuando noticias de las cosas que son capaces de hacer con sus programitas. Me entra envidia, porque me gustaría tener una máquina como la de Neo en Matrix y enchufarme en el cerebro el cartucho de «GIS aplicado a la agricultura» y ya está.

Y es que cada vez voy sobrecargando más de carpetas la columna izquierda de mi Google Earth (cultivos 2105, cultivos, 2016, parcelas, tuberías, línea eléctrica…) y sé que hay herramientas mucho más potentes que estoy desperdiciando por no tener tiempo de buscar el hueco para aprenderlo.

Seguro que pronto soy capaz de echarle un lazo a Antonio Fernández y Alejandro Alameda para que me expliquen despacito y poder descargarme datos meteológicos y de radiación del satélite, datos históricos de temperaturas, fotografías de más años atrás de lo que pienso, … Y lo que está por venir.

Wake up. Neo.