WhatsApp para el campo. 3 aplicaciones. 

Ya sabéis lo que me gusta escribir sobre las aplicaciones del móvil que son útiles en el campo. Y me he dado cuenta de que nunca he tratado el asunto de WhatsApp. Estaréis de acuerdo conmigo en que cada día encontramos más utilidades en esta mega extendida aplicación/red social. 
Pues os diré tres formas de usarlo en el campo, que me están facilitando las cosas. 

1. Coordinación en los tratamientos fitosanitarios. 

Sabéis que para hacer los tratamientos es cada vez más necesario estar bien coordinado entre el distribuidor de los fitosanitarios, el técnico ROPO que hace la recomendación, el profesional autorizado que realiza el tratamiento y el propietario de la parcela, que introduce toda la información en el cuaderno de explotación. 

Pues ¿qué mejor que un grupo de wasap para que todos conocozcan en cada momento los tratamientos que lleva cada parcela? A ser posible limitándose a lo estrictamente profesional, que ya sabemos lo que pasa luego con estos grupos. 

2. Geolocalización de puntos interesantes en las parcelas. 

Cuando enviamos nuestra ubicación a otra persona, o a nosotros mismos, ¡OJO!, esperando a que la precisión sea de metros, tenemos un registro de coordenadas, que podemos utilizar para introducir en cualquiera de los programas que usemos para geolocalizar nuestros puntos interesantes de la explotación. En mi caso Google Earth. Con la función copiar, pegar, podemos conocer los datos de las coordenadas. Y tendremos registro de plantas enfermas, paso de tuberías, localización de plagas y todo lo que se nos ocurra. 


3. Recordatorios de cosas pendientes. 

Como decía antes podemos enviarnos wasaps a nosotros mismos como recordatorios, dejándolos como no leídos. Muy útil cuando nos pilla en mitad del campo, sin la agenda a mano. 


Como cada día van actualizando, y como también nosotros nos vamos reciclando, seguro que van apareciendo nuevas funciones que iremos comentando. 

El fastidio por la lluvia

Antes de dedicarme al campo, la lluvia me resultaba molesta. Que si el paraguas, que si los pies mojados, que si te pilla de improviso. Los días de lluvia no podía jugar en los columpios, no podía quedarte a charlar con los amigos en los soportales al bajar del autobús, tenía que rebuscar en el armario el chubasquero olvidado…

Pero ahora es distinto. Ahora me paso el día deseando que llueva. En eso me parezco cada vez más a Araceli, mi suegra, que siempre está mirando el portal arjonero, a ver cuánto ha caído en sus olivos. 

Cuando después de una noche de repiqueteo de agua en los cristales llego a la entrada de los eucaliptos y los baches polvorientos se han convertido en charcos rebosantes de agua y los naranjos lucen verde oscuro, lavados por el agua, me da una alegría tremenda. 

Lo primero son las previsiones en las múltiples apps del tiempo, después ver el frente avanzar mojando la península en el Rain Alarm, y finalmente encontar los pluviómetros llenos, como el de @rafaeraso

Y muchos días así nos llenan los pantanos, nos dan descanso en el riego y nos engordan la fruta. Así que el fastidio por la lluvia lo he dejado muy escondido en el niño de ciudad que fui. 

Mi último descubrimiento en apps no es digital.

IMG_8681.JPG
En los últimos tiempos se nos multiplican las tareas en el campo. Tanto las técnicas como las administrativas. Por eso llevo meses probando distintas aplicaciones para el móvil, la tablet y el ordenador que me ayuden a organizar mi día a día. Y también que me permitan despejar la mente al final de cada jornada o de cada semana.
Por eso he buscado herramientas que se actualicen en todos los dispositivos, que sean gráficas, sencillas, que te avisen… De todo he encontrado. Y os lo he ido contando en www.criandonaranjos.com.
Las que a ahora uso a diario son Evernote, como memorandum que actualizo en todos los dispositivos, y una gran tabla de Word que separo por temas fundamentales: instalaciones, riego, abonado, tratamientos, electricidad, comunidad de regantes…
También el calendario del iPhone, que me avisa.
Y mi gran descubrimiento de esta semana no ha sido digital. Ha sido “de toda la vida” y estoy más contento que unas pascuas: mi nueva gran pizarra blanca metálica.
Y así puedo compartir mis esquemas con los demás compañeros de trabajo.
Todo esto requiere mucha actualización y revisión. Pero con una organización meticulosa evito que se me escape algo. Os dejo la foto de la pizarra del pasado viernes. ¡Cargadita!

Más aplicaciones que me sirven para agricultura. Hoy Evernote.

IMG_0244.JPG
Desde que hicimos la plantación de los nogales en Cáceres la visito todas las semanas. Y eso significa que debo tener muy bien organizadas las cosas. Porque cuando tienes la mente en Cáceres no la tienes en Córdoba y viceversa. Cuando piensas en los nogales, no estás pensando en los naranjos y viceversa. Cuando te centras en el riego no estás centrado en la PAC, y viceversa. Bueno, en realidad todas estás cosas se relacionan entre sí, pero son demasiadas para llevarlas todas en la cabeza. 

Por eso este curso he descubierto Evernote. Hace años que lo tenía por ahí en un rincón del móvil, pero sin usarlo en absoluto. Ahora le estoy sacando un gran rendimiento. 

En primer lugar, me hago una nota semanal con todas las tareas pendientes a modo de agenda. Con la ventaja de tener clicks de realizado cuando las vas terminando.

En segundo lugar, cada vez que visito la finca de Cáceres, hago un informe que me sirve como guión de trabajo, como memoria de actuaciones, como comunicación con mis compañeros de trabajo…

En tercer lugar comparto notas con otros agrónomos amigos y nos enseñamos imágenes de cultivos que nos puedan interesar.

Además tengo notas para cada miembro de la empresa. En lugar de estar continuamente llamando, voy apuntando dudas o temas a tratar y las reuniones se agilizan mucho.

Parece laborioso llevar tanto tecleo, pero entre el móvil, la tablet y el ordenador, los tres actualizados inmediatamente, apuntas en la parcela, en la gasolinera, en la oficina o donde te pille y no da trabajo sino que ahorra tiempo.

Y con eso de llevar el móvil siempre en la mano, a veces él solo me pilla y me hace una foto trabajando, como la del encabezamiento. Animáos a Evernote. Merece la pena.

Uso de Google Earth para agricultura

 

 Siempre pensé que para un buen uso profesional de Google Earth debería abonar la cuota anual de Google Earth Pro. Sin embargo, si combinamos otras aplicaciones gratuitas de medida de superficie o de geolocalización con el móvil, podemos sacar partido de ambas y almacenar en nuestro ordenador datos de planos, tuberías, mediciones, etc y visualizarlos todos en Earth. 

Lo primero que debemos hacer es registrarnos con nuestra cuenta de gmail en Google Earth, o crearnos una si no la tuviéramos. Una vez dentro de Earth ya podemos empezar a dibujar los contornos de nuestras parcelas, las localizaciones de las instalaciones, etc. Irrmos incorporando ficheros, que siempre debemos guardar antes de salir. 

Pero, ¡cuidado! Cuanto más disciplinados seamos en la clasificación de nuestros dibujos sobre el plano, más útil nos será la información. Debemos crear carpetas, que nos aparecerán en la columna de la izquierda, para clasificar los puntos y dibujos por parcelas, por años, por instalaciones de riego, de luz, etc. 

Si además usamos aplicaciones móviles como MideMapas o Trimble Outdoors, nos permitirán medir superficies y enviarlas por mail o Dropbox a nuestro ordenador. Nos aparecerá un archivo con extensión .kmz, que al abrirlo nos dibujará la parcela medida o los puntos señalados en campo en nuestra pantalla de Google Earth. Nos aparecerá en una carpeta temporal en la columna izquierda, así que debemos recordar incorporarla a las carpetas superiores, es decir, a “Mis sitios”. Y siempre guardar los progresos, salvando “Mis sitios” al final de cada sesión. 

Otro consejo que os doy: si queremos incorporar algo a alguna parcela ya dibujada, debemos clicar en la carpeta que tengamos asignada a esa parcela, y así toda la información que introduzcamos se irá incorporando en el lugar correcto. 

Si somos disciplinados y ordenados, con el paso del tiempo lograremos una muy valiosa información de todas las actuaciones que vayamos realizando en nuestra explotación agrícola. Y nuevamente a coste prácticamente nulo. ¡No lo desaprovechéis!

Dos nuevas aplicaciones útiles para agricultura

Era cuestión de tiempo. En agricultura cada vez somos más lo que usamos las aplicaciones de nuestros dispositivos móviles para informarnos y registrar datos mientras estamos en el campo.
Y cada vez es mayor la necesidad de mantener la información registrada de todos los tratamientos que hacemos: abonados, insecticidas, herbicidas, maquinaria, etc.
Por eso estaba esperando la aparición de nuevas aplicaciones que nos ayuden en esa tarea. Y ya están llegando. Esta misma semana hemos conocido dos nuevas.

Por un lado, la app que ha lanzado el IVIA, probablemente el organismo científico con más prestigio de España en lo concerniente a cítricos. Ahí tenemos toda la información sobre sus plagas y enfermedades bien estructurado, con claras imágenes. Resumido y de muy fácil consulta. Enhorabuena por un trabajo bien hecho.

20140202-182232.jpg
Y por otro, CultivApp, disponible para Apple y Android. Un cuaderno de campo gratuito, que incluye bases de datos de productos, posibilidad de contactar con otros técnicos o agricultores y registros de nuestros tratamientos para un procesado del cuaderno de campo. Cualquier gestión burocrática de este calibre es tediosa, pero con herramientas como ésta podemos tratar de llevarla al día.

Me alegro de que cada vez tengamos más herramientas de este tipo.

Os dejo enlaces a otros comentarios sobre apps de hace unos meses en Criandonaranjos.

10 aplicaciones útiles para la agricultura

Plant Care 

Una app móvil para medir parcelas que realmente funciona

Aplicaciones móviles para la agricultura: Plant Care

Esta semana he descubierto una nueva aplicación para iPhone o Android que llevaba tiempo esperando. Me atrevería a decir que incluso tiene potencial para convertirse en una pequeña red social para técnicos agrícolas preocupados por la salud de sus plantaciones.
Se trata de Plant Care, una herramienta que nos permite conocer al instante los productos autorizados para cada plaga y cultivo, ya estemos cultivando en agricultura convencional como en ecológica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Plant Care nos permite geolocalizar el cultivo y su plaga y memorizarlo en un mapa que compartimos con otros técnicos que empleen nuestro mismo programa. El vuelco de esta información a la red que, por supuesto, es opcional, me parece un paso decisivo en el cambio de mentalidad de los agricultores en el futuro, que les permitirá conocer el estado de una plaga a nivel regional por el simple hecho de la comunicación en red.
Me alegra ver que la aplicación Plant Care Pro es gratuita en la App Store hasta el próximo 30 de septiembre. Espero que la descarguéis muchos de vosotros y empecemos a compartir.

Podéis consultar otras aplicaciones aquí.