Cítricos en Madrid

Cuando un agrónomo se escapa un fin de semana a Madrid con sus niños de turismo, no puede dejar en Córdoba al hombre de campo que lleva dentro. Así que, a la vez que disfrutaba de una ciudad tan bien adaptada al visitante, seguía fijándome en los trocitos de naturaleza que en ella quedan por sus calles.
La verdad, no encontré ningún naranjo a mi paso por más que busqué, aunque puede que en el Jardín Botánico tengan ejemplares. Sí vi preciosos madroños que me recordaron a los de mi tierra y árboles y arbustos disputándole rayos de sol a los todopoderosos rascacielos.
Algo más preocupante sí llamó mi atención: los cítricos que me ofrecían en supermercados de barrio. Por ejemplo, preciosas clementinas bien envasadas y presentada desde Sudáfrica al lado de irregulares, descoloridas, aunque más baratas, procedentes de España. ¿Es posible que en nuestro afán de conquistar mercados internacionales estemos descuidando el interior?

20121105-072457.jpg

20121105-072630.jpg

20121105-072655.jpg

20121105-073813.jpg

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.